Artículos

La Nueva cultura laboral en México. por Laurence Alegría Salcido

Amigos, en esta ocasión pudiera platicarles una infinidad de aspectos que envuelven la tan llamada “nueva cultura laboral en México” pasando por el interminable aspecto político, siguiendo con el aspecto tan importante como lo es el aspecto legal y rematando con el aspecto económico y social, sin embargo no quiero aburrirlos con cosas que al fin de cuentas en su mayoría son meras distracciones para el crecimiento de un país que está hambriento de un verdadero cambio en nuestra cultura con respecto del trabajo.
Si bien es cierto que la recién reforma laboral es un resultado de cambios jurídicos, que afectan a la sociedad en su conformación económica y en las estructuras de las empresas, lo más importante es la actitud con que el mexicano de verdad debe vivir esa nueva cultura, esa nueva visión o perspectiva de cómo se debe trabajar en nuestro país. Hemos venido hablando mucho de la nueva cultura laboral no solo desde la reforma de Diciembre del 2012, sino desde algunos años atrás, tema que ha generado mucha polémica porque hablar de cultura es hablar de pensamientos y formas de vida arraigados o por adoptar, ambas cosas muy difíciles de obtener. Lo importante de la cultura laboral debe ser la nueva manera de concebir lo más importante del trabajo “tenerlo”. Sí. ¿Acaso no lo habías pensado? Pues sí, el verdadero valor del trabajo es tenerlo, si no me crees pregúntale a alguien que en estos momentos no tenga trabajo, pregúntale que es lo más importante, su respuesta no será el salario ni el nombre del puesto, sino solamente tenerlo. Hablando desde la tan importante función de los que nos dedicamos a administrar el asunto laboral en las empresas, la nueva cultura debe ser la manera diferente de hacer esta función, cuidar del capital más valioso en toda organización, la gente. Entonces si coincidimos en esto vemos un perfecto efecto espejo, donde empresa y trabajador comparten mutuamente sus intereses. La nueva cultura laboral debe ser no perder de vista lo que nos hace felices como seres humanos y como empresas, tener trabajo y tener trabajadores respectivamente. Pero ¿cómo administrar esto? Pues es muy fácil, manteniendo el perfecto equilibrio en cuidar los intereses del trabajador como los de la empresa al mismo tiempo, si, ambos mutuamente cuidándose para continuar con lo que para los dos es lo más importante.
La nueva cultura laboral también nos advierte que debemos adoptar una nueva manera de visualizar nuestro trabajo, desde nuestra preparación académica, pasando por el proceso de búsqueda del tan anhelado empleo, hasta la forma en que nos desenvolveremos en él, que significa, el no ver a nuestro centro laboral como el lugar donde trabajamos para alguien y que éste nos paga por ello, sino que por el contrario, debemos ver nuestro trabajo como la tan importante fuente de ingresos donde existe una mutua necesidad entre en que emplea y el empleado.
Como buscadores de empleo, también debemos cambiar nuestra estrategia y mentalidad de “pedir trabajo” a por el contrario, ofrecer nuestros servicios profesionales. De esta manera hay que cambiar nuestra cultura laboral, desde otro punto de vista, hay que verlo con otros ojos o con “otros lentes”. Que no te importen los cambios legales, al fin y al cabo para los buenos trabajadores y las buenas empresas, un cambio legal solo significa reordenar las operaciones y los métodos de trabajo, eso es fácil y si eres bueno como empleado o como empleador, no debe preocuparte. Preocúpate por tener una actitud positiva ante el cambio, ante las nuevas maneras de hacer las cosas, pero sobre todo una nueva actitud de poner tu mejor esfuerzo para que: 1. Tengas trabajo, 2. Ayudar a que tu empresa sea la mejor y 3. México sea cada vez un mejor país.