Artículos

COACHING AND SUPERVISING - By Jeannette Buller Slater

La mayoría de nosotros hemos crecido en un mundo en el que hemos sido ya sea un supervisor o hemos sido supervisados. Piensa en ello ... nuestros padres nos han supervisado, nuestros maestros en la escuela nos supervisan, nuestros jefes nos supervisan. Tal vez nos convertimos en el padre, maestro o jefe, entrando así en la función de supervisión tal vez sin querer o sin darnos cuenta.

Un supervisor general es el que debe contar con la visión, misión y dirección de un proyecto o meta especifica. A pesar de que puede solicitar la ayuda de los demás, porque la responsabilidad es de ellos, los supervisores son los que clarifican las metas y objetivos. Los supervisores son generalmente los que llaman a reunión, fijan el orden del día, y dirigen la reunión.

SUPERVISOR VS COACH

A medida que la idea y la función del coaching es cada vez más popular, los supervisores están empezando a revisar y reconfigurar sus roles en la organización. Los líderes en el mundo también se enfrentan al reto de asumir un papel más importante como Coach. Surge entonces la pregunta: ¿Puede ser Coaches los supervisores ?

La propia naturaleza del coaching es la antítesis de la supervisión. El papel del Coach es específicamente para no establecer la visión, los objetivos o la agenda. Como Coaches , nuestro papel no es decirle a la gente adónde van o lo que tienen que hacer , o incluso para responder a sus preguntas. Más bien se trata de hacer buenas preguntas para ayudarles a descubrir el camino por sí mismos. Un buen Coach a veces debe poner a un lado sus objetivos y permitir que la persona que está siendo dirigida, a que logre desarrollar sus propias metas.

Coaching Plus Supervisión

Por lo tanto, ¿se puede entrenar a los supervisores para ser Coaches?

Todos usamos diferentes "sombreros" incluso en una situación dada. Si tenemos claro qué sombrero estamos usando en determinada situación, es posible funcionar en distintos papeles con la misma gente. Por lo menos podemos empezar a centrarnos más en ayudar a las personas a descubrir su propio ritmo en lugar de mirar las situaciones desde nuestro punto punto de vista.

Sin embargo, el reto sigue estando. Usted tendrá que evaluar su propio papel y las expectativas personales y considerar la relación con su equipo.